Programa de Alfabetización

La alfabetización se concibe como un proceso gradual de aprendizaje que posibilita la comprensión de la lectura, la expresión escrita y el uso del cálculo matemático básico. Este proceso debe propiciar del desarrollo personal, una mejor calidad en el desempeño de los roles familiares, el reconocimiento de los derechos y la asunción de las responsabilidades ciudadanas.

Es por ello que el Programa Nacional de Alfabetización es una respuesta al compromiso social del gobierno de mejorar la calidad de vida de las personas a través de la educación, especialmente de aquellos que no tuvieron la oportunidad de aprender a leer y escribir.

Este Programa está fundamentado en el Plan Social Educativo “Vamos a la Escuela”, específicamente en la línea estratégica Formación permanente para la población joven y adulta.

Objetivo del programa:

Contribuir a disminuir la tasa de analfabetismo significativamente en la población de 15 años en adelante, desde un enfoque de desarrollo personal, inclusivo, de equidad, flexibilidad y de calidad que les permita su integración efectiva y activa en los procesos de transformación de su realidad.

Población meta:

Hombres y mujeres mayores de 15 años, del área rural o urbana del país, en condición de analfabetismo y con disposición de incorporarse a los círculos de alfabetización y finalizar el proceso. Tasa de analfabetismo: Según censo de la Dirección General de Estadísticas y Censos (DIGESTYC), en el año 2007 682,399 personas estaban en condición de analfabetismo; es decir, el 17.97% de la población mayor de 15 años.

A la fecha con la implementación del Programa Nacional de Alfabetización 297,353 jóvenes y adultos han sido alfabetizados, de éstos 202,199 son mujeres de zonas rurales y urbanas del país.

 Con estos avances el índice de analfabetismo en El Salvador ha disminuido 7.83 puntos porcentuales, se  pasó del 17.97% al 10.14%.

 Alfabetización con inclusión:

En respuesta al enfoque de inclusión y equidad que plantea la Política Nacional de Educación Permanente de Jóvenes y Adultos, más de 2,000 personas con discapacidad auditiva, visual e intelectual han aprendido a leer y escribir en braille o lengua de señas por medio del programa de Atención a Personas con Discapacidad (APDIS), iniciativa que forma parte del Programa Nacional de Alfabetización.

A diferencia del proceso tradicional, la alfabetización en personas con discapacidad sensorial dura 12 meses, iniciando con la etapa de pre alfabetización, en la cual, según su condición, se les enseña a comunicarse en el sistema braille o en el Lengua de Señas Salvadoreña (LESSA).

 
Alfabetizadores voluntarios:

 En el esfuerzo por disminuir el índice de analfabetismo han participado a nivel nacional más de 60 mil voluntarios distribuidos en más de 59 mil círculos de alfabetización entre 2009 y 2016. Nuestros alfabetizadores se dividen en dos grupos: voluntarios por horas sociales y voluntarios puros.

Los voluntarios por horas sociales son estudiantes de tercer ciclo y educación media que alfabetizan de una a cinco personas durante cinco meses, al finalizar el proceso reciben una constancia de cumplimiento de horas sociales.

Los voluntarios puros son todos los miembros de la sociedad civil que deciden ayudar alfabetizando a jóvenes y adultos en sus comunidades sin esperar ningún tipo de retribución.

Municipios libres de analfabetismo

En El Salvador 69 territorios están libres de analfabetismo al cumplir con los estándares internacionales que establecen la alfabetización en el 96% de sus habitantes.

En la zona central: San Francisco Lempa, Azacualpa, Las Vueltas, San Antonio Los Ranchos, San José Las Flores, Potonico, San Luis del Carmen, San Isidro Labrador, Nombre de Jesús y San José Cancasque (en Chalatenango), Santa Cruz Analquito, San Bartolomé Perulapía, Tenancingo, El Rosario y San Ramón (en Cuscatlán), Santa Tecla, Nuevo Cuscatlán y Antiguo Cuscatlán (en La Libertad) y San Marcos, El Paisnal y Rosario de Mora (en San Salvador).

En la zona paracentral: Cinquera y Tejutepeque (en Cabañas), Mercedes La Ceiba, San Emigdio, San Juan Tepezontes, Jerusalén, San Miguel Tepezontes, Tapalhuaca, San Antonio Masahuat, Cuyultitán, Paraíso de Osorio, San Pedro Nonualco y San Rafael Obrajuelo (en La Paz), y Guadalupe, Tepetitán, Verapaz, San Esteban Catarina y San Lorenzo (en San Vicente).

En la zona oriental: Comacarán, Uluazapa, Quelepa, Nueva Guadalupe y Nuevo Edén de San Juan (en San Miguel), Jocoaitique, Meanguera, El Divisadero y Villa El Rosario (en Morazán), California, San Dionisio, Santa Elena, San Francisco Javier, Concepción Batres y San Agustín (en Usulután) y San José La Fuente (en La Unión).

 En la zona occidental: Masahuat, la Zona protegida “El Trifinio”, San Sebastián Salitrillo, San Antonio Pajonal y El Porvenir (en Santa Ana), Turín, El Refugio, San Lorenzo, San Pedro Puxtla, Guaymango y Apaneca (en Ahuachapán), Salcoatitán, Sonzacate y San Antonio del Monte (en Sonsonate).

Visto 58807 veces Modificado por última vez en Miércoles, 05 Abril 2017 18:43